Últimos posts

Subscribirme al RSS

Ya estamos en casa

Viernes 16 de Mayo 2008
 
YA ESTAMOS EN CASA
 
Ahora ya estamos en casa. Ya se acabó lo complicado, ahora empieza lo difícil…. Nos faltan manos, nos faltan ojos..todo es no… Buf!
 
NUESTROS DESAYUNOS DIVERTIDOS
 
Ahora tenemos unos desayunos y unas comidas muy divertidas…No, Misha, no metas las manos en los platos, no se come con los dedos…! Lois, come! ¡… No, Misha no, las servilletas no se meten en los vasos! Cuidado que tiras el agua…! El vaso no se mete en el plato…!
 
NUESTRA “VIDA” EN CASA
 
Si es que a este revoltillo se le puede llamar casa. Hay juguetes por todas partes. Y eso que quedaron pocos, que la mayoría los retiraron los abuelos y el tío días atrás, para que Misha no se “aturullara” con tanta cosa, pero los pocos que hay te los encuentras por todas partes. Las maletas parecen ser omnipresentes porque las veo por donde quiera que voy. La ropa, los souvenirs… Todo parece cobrar vida propia y crecer y multiplicarse porque los montones parecen no disminuir por mucho esfuerzo que pongamos en hacer orden… Orden, en el poco tiempo que tenemos, claro, porque los desayunos se confunden con los almuerzos, y estos con las comidas, y aún no has terminado de sobreponerte de la merienda y ya toca el baño y la cena… JO, QUÉ ESTRÉS!
 
Se nota que estamos desentrenados de este trajín que te impone un niño tan pequeño! Y luego dicen que mejor así porque te saltas los biberones, los pañales y las papillas… ¡Pues no sé qué será peor?!
 
Hay que reconocer que después de todo no lo está llevando tan mal: en tan solol unos días ha pasado del orfanato con las cuidadoras y su grupito de 15 niños a nuestra casa en Vigo, atravesando primero Ucrania en coche y luego Europa en avión, haciendo escala en un apartamento aburrido en Kiev con nosotros que le hablamos raro.
Un apartamento en el que da miedo dormir: “ caray, qué lejos está el techo, y con esas lucecitas pequeñas que no sé que son…!
Y luego a montar en un “coche raro” con esas ventanillas tan pequeñas y por las que nos se ve nada de nada interesante, y pasarse allí encerrado 4 horas y media, para por fin llegar a un nuevo sitio, lleno de gente que le abraza, le da besos, le estrujan y le achuchan. A una casa nueva, otra más..! Ah! Pero esta sí que es interesante: “está llena de cosas que puedo romper y tocar, y con muchos juguetes con los que puedo jugar… Pero, eso sí, aquí todo el mundo me habla raro…”

Hasta otra amigos
 

Permalink        






los comentarios han sido deshabilitados.