Últimos posts

Subscribirme al RSS

El día de la victoria

EL DIA DE LA VICTORIA
 
Viernes 9 Mayo 2008
 
Hoy celebran el “Día de la Victoria” de la segunda guerra mundial y, como no, la Avenida Kreschiatik se llenó de banderas, tenderetes, gente, mucha gente, música… todo ello acompañando a una marcha de veteranos de la guerra.
 
Desde luego desde que estamos aquí muy pocas veces hemos visto la Avenida Kreschiatik o la Plaza de la Independencia vacías. Siempre hay algún acto que celebrar… Que si celebraciones por la Pascua, un concierto, grupos de niñas cantando y bailando con sus trajes típicos, actos políticos, protestas, desfiles o manifestaciones…La Avenida Kreschiatik y la Maidan Nezhaleznhosti siempre están llenas de colorido…
 
 

Permalink     12 Comentarios    

Unos llegan, otros se van...

UNOS LLEGAN, OTROS SE VAN…
 
Viernes 9 Mayo 2008
 
Hoy nos hemos despedido de Maite y Miguel que ya vuelven a casa, mientras otros llegan o están esperando para su segunda cita. Les deseamos un buen viaje a esta nueva familia feliz. Nosotros seremos “un poco más felices” dentro de una semana, cuando nos marchemos también. Por ahora sobrevivimos en Kiev “kreschiatik arriba, kreschiatik abajo” consumiendo el tiempo que nos queda.
 

Permalink     10 Comentarios    

Un día más y un día menos

Jueves 8 Mayo 2008
 
Cada día es un poco más complicado que el anterior. Misha está tomándonos las medidas y nos está echando un pulso. Y lo hace con todo, cualquier ocasión es buena para intentar imponer su santa voluntad. Si a eso le sumamos la curiosidad natural de un niño de 2 años y la añadida de un niño de 2 años de orfanato, nos da la sensación de que nos pasamos el día entero diciéndole no (niet)… De hecho ya ha aprendido a decir no en lugar de niet … Somos conscientes de que es una etapa que tenemos que pasar. ¡Que sea pronto, por favor!
 
 
 Bicos

Permalink     19 Comentarios    

Nuestro primer día juntos

NUESTRO PRIMER DÍA JUNTOS: PEQUEÑAS VICTORIAS, GRANDES ÉXITOS!
 
Miércoles 7 Mayo 2008
 
El despertar fue despacito, abrió sus ojitos y me vió a su lado. Tardó un poquito, pero por fin sonrió. Después, el desayuno y a jugar los tres a la pelota en el pasillo tan largo que tenemos ahora…
Deshicimos las maletas, una vez más, un poquito de parque y a comer.
 
Misha mira a todas partes, de repente se encuentra en una gran ciudad como Kiev después de haber pasado mas de la mitad de su pequeña existencia en el limitado entorno del orfanato… Papá lo lleva de aquí para allá enseñándole todo cuanto coche encuentran.
 
Después a comer y tuvimos nuestro segundo problema con Misha: no quiso comer…
(Misha 1, Papás 0). En la merienda cambiaron las tornas, el hambre hizo la mitad y los celos el resto: al ver como Lois se empezaba a comer su plátano no dudó en zampárselo todo y tampoco puso problemas en aprender a pinchar con un tenedor de plástico… JA, mamá y Lois 1, Misha 1!
Después de un largo paseo por la tarde, llegó el momento del baño: TODO U N TRIUNFO. Otra vez Lois hizo de catalizador: imitar a su hermano mayor parece ser enormemente gratificante para él. No solo no rechazó el baño, sino que le gustó. Y le encantó jugar con Lois con unos cuantos juguetes en el agua. Otra vez JA, mamá y Lois 2, Misha 1!
Y a cenar: rechaza la sopa, pero se come una buena tortilla …
A dormir los dos hermanitos juntos, claro que primero la serenata de Misha, eso sí duró un poco menos que ayer.
 
Nuestro primer día juntos lo hemos vivido como una sucesión de pequeñas batallas que empezamos perdiendo y acabamos ganando por goleada. Fueron para nosotros pequeñas victorias, pero que las sentimos en su momento como grandes logros y con un gran alivio…
 
Fue el primero de muchos, muchos, muchísimos días… No cantemos victoria demasiado pronto.
 
Da svidania

Permalink     9 Comentarios    

La despedida

LA DESPEDIDA
 
Martes 6 de Mayo de 2008
 
Hola otra vez, amigos:
 
Hoy vamos a buscar a Misha al orfanato con la esperanza de que no tenga que volver nunca más…
 
Llegamos y le pusimos su ropita nueva, fuimos a Mykolaiv para sacarle una foto en la policía para el pasaporte y luego volvimos al orfanato para hacer una pequeña fiesta de despedida… Estaba otra vez Galiana y en cuanto la vió en el jardín se fue corriendo a enseñarle su ropita y, sobre todo, sus zapatos nuevos…
 
Quisimos montar una pequeña merienda con zumitos y un poco de fruta, pero como llenamos la habitación de globos, los niños se lo estaban pasando tan bien que no hicieron caso a la merienda. Así que apenas tomaron un poco de zumo y eso sólo algunos…. Fue un auténtico revuelo, un revoltillo de niños y globos… Supongo que ese día las cuidadoras se habrán “acordado” mucho de nosotros porque los niños debieron quedar todos muy alborotados.
 

Fue muy divertido y muy emotivo. Nos estabamos despidiendo de las personas que han cuidado de nuestro Misha desde los 14 meses y no sabíamos como explicarnos, no sabíamos que decirnos, pero sabíamos que probablemente no volveriamos a vernos los unos a los otros. Y nos estabamos despidiendo de los demás niños, esos angelitos que nos han acompañado todo este tiempo cuando visitábamos a Misha. Natasha, Nicola, Sasha, Pascha y todos los demás de los que no conocemos sus nombres… Esperamos de todo corazón que también ellos encuentren a una familia que los quiera y los cuide, y los saque de este lugar.
 
Galiana se emocionó cuando se despidió de Misha, le dijo que se iba a vivir con papá y mamá y que tenía que portarse bien, tenía que ser un niño bueno… La vimos con lágrimas en los ojos cuando nos fuimos… ¡Cuánto la echará Misha de menos!   
 




 
EL VIAJE EN COCHE A KIEV
 

 
Pensamos que Misha lloraría al marcharse, que querría volver a su “casa” (a su única casa conocida), a su camita, a su entorno conocido y controlado… Pero no fue así, salió feliz, subió feliz al coche (madre mía, con lo que a él le gustan los coches!) y se pasó todo el tiempo que pudo mantenerse despierto mirando todo lo que iba pasando por las ventanillas: los otros coches, los camiones, las furgonetas, los autobuses, la gente (mucha gente), los edificios, los carteles, los árboles… Dios mío, todo parecía ser nuevo para él, todo parecía interesarle e impresionarle… Se portó de maravilla en el viaje. Pensamos que sería una tortura llevar a un niño ten pequeño en coche para un viaje tan largo, que no pararía quieto, que se cansaría, que tendriamos que parar cada poco rato… Pero no sucedió nada de todo eso… Misha se entretuvo mirando todo lo que había fuera, sentadito en mi regazo y agarradito a mis brazos. Hasta que se quedó dormido en mis brazos (a las 9 y media de la noche),  y hasta casi llegar a Kiev. Lástima que se despertó faltando sólo 60 km para llegar…
 
Todo extrañado, receloso de todo, tímido o asustado…. Cuando llegó el momento de meterlo en la cama llegó el llanto. Lloró desconsoladamente durante casi una hora antes de rendirse al sueño. Pero el sueño llegó y le duró toda la noche… Dulces sueños, corazón…!
 

Permalink     9 Comentarios    

El reencuentro

EL REENCUENTRO
                                       
Lunes 5 de Mayo 2008
 
Hola a todos:
 
Ha llegado el momento más esperado, pero también el más temido: el reencuentro después de 10 días sin vernos.
 
Las cuidadoras nos recibieron con grandes sonrisas y Misha… Misha vino corriendo en cuanto nos vio a Lois y a mí (papá estaba con Tatiana haciendo trámites), con una gran sonrisa y se abrazó a nosotros durante un buen rato… Después, a salir al jardín como siempre. Estar fuera es para él prioritario, siempre quiere estar fuera.
 
Fue probablemente uno de los mejores, sino el mejor, de todos los días que hemos ido a visitarle al orfanato. Hoy lo he visto, por fin, jugando con Lois, con los coches claro!
 
Y hoy hemos tenido ocasión de hacerle unas fotos con Galiana, la “babushka” a la que el quiere tanto. Estuvo muy mimoso, buscándola muchas veces… Y ella siempre responde positivamente porque siempre le da un mimo. Ella fue quien nos lo trajo el primer día, la que nos dijo que era muy celoso (que quería siempre todos los mimos y las atenciones para él solo) y que necesitaba mucho a una familia que lo quisiese.
 



¡¿Cuánto la echará de menos Misha?!

Permalink     8 Comentarios    

Con el chacachá del tren

Hola amigos:

Hoy he conseguido un ratito para bajar al café que tengo debajo de casa y actualizar el blog, de modo que os voy a meter unas cuantas entradas atrasadas. Las fotos otro día ¿jarashó (vale)?

¡QUÉ GUSTO DA VIAJAR CON EL CHACACHÁ DEL TREN…!
 
Domingo 4 Abril 2008
 
Hola amigos:
 
Hoy viajamos a Mykolaiv y lo hacemos en un nuevo medio de transporte: el tren.
El tren larguísimo, larguísimo … y viejísimo, viejísimo, sobre todo por dentro. El interior de madera y con los asientos de “””eskai””” rojo, y en todos los suelos alfombras. 

Aquí deben tener una fijación con las alfombras pues las ponen en todas partes, incluso allí en donde se ve a leguas que es absolutamente antihigiénico y absolutamente nada práctico como son los pasillos de un tren… Y no estamos hablando de moquete, sino de una “alfombrita” de menos de 50 cm de ancho y unos 20 m de largo que, como no, se arruga, se enrolla o se tropieza con las ruedas de las maletas. 






El compartimento pequeño, pero suficiente. El baño, sin comentarios. Todo el interior del tren recuerda a los viejos “ Expresos Rías Bajas” que iban a Madrid desde Vigo. De expresos, por supuesto, sólo tenían el nombre, pues la velocidad era desesperante en el tramo gallego. Y el interior no se diferenciaba mucho, salvo en los colores y en lo de la alfombrita.


  











La estación? Hay estación de cercanías y de largo recorrido. La de largo recorrido está formada por dos edificios singulares, uno antiguo, de estilo Constructivista (del año ----) y el otro de estilo ultramoderno, construido en el año ---- y unido al primero por una enorme pasarela acristalada que en sí ya es una Terminal de trenes.
¿Cómo es posible, te preguntas, que en una estación de “estilo ultramoderno” y recién construida los pasajeros tengamos que peregrinar con nuestras maletas escaleras arriba y escaleras abajo hasta llegar al andén? Y no estamos hablando de escaleras mecánicas, sino de las otras, las de toda la vida, las que se suben a golpe de riñón. POS SÍ; ESAS!
Pero salvando esos primeros “obstáculos”, viajar en tren siempre tiene ese puntillo bohemio y más en este tren que nos recuerda a los gallegos otra época allá lejos, en el espacio y en el tiempo. Cuando ir de Vigo a Madrid nos llevaba 12 horas… Vaya como ahora ir de Kiev a Mykolaiv (unos 550 km en 11.30 horas!) . Eso sí, el precio del billete no se parece en nada, ya entonces era más caro ir de Vigo a Madrid que ahora ir de Mykolaiv a Kiev (300 gryvnas los tres, al cambio menos de 50 euros).
Dormimos lo que pudimos entre el “chachachá del tren” y los nervios por ir a ver a Misha después de 10 días…¿Cómo nos recibirá? ¿Se sentirá feliz o se enfadará porque no hemos ido a verle en todos esos días? Ya pronto estaremos juntos, lo sacaremos del orfanato y en muy pocos días viajaremos todos juntos a Vigo, a casa…
 
El paisaje que observamos por las ventanillas, el mismo de hace 10 días, pero mucho más alucinante: en estos días los campos se han vuelto de un intenso color amarillo. La puesta de sol preciosa, y el amanecer al día siguiente aún más, entre árboles… 


Este es un país verde, muy verde, moteado de flores de todos los colores…Es un lugar precioso y se merece progresar e ingresar en eso que llamamos el primer mundo.

 

 

Permalink     9 Comentarios